¿Cómo actuar frente a los cambios laborales?

Frente a cualquier acontecimiento o frente a cualquier cambio sea o no laboral, tenemos algo nuestro, que nadie nos puede quitar de ninguna forma, y eso es la libertad de decidir qué hacer en nuestra vida, sin importar las circunstancias externas o cambios que experimentemos cada día.

Nosotros los seres humanos tenemos el poder de tomar por nuestra cuenta los destinos de nuestra vida, así como también el poder decidir cómo afrontamos los cambios que aparecen.

Sin lugar a dudas la vida está en constante cambio, Por tal motivo, debemos de reinventarnos de forma constante, para de esta forma aprender a adaptarnos y lograr ser la mejor versión que queremos ser de nosotros mismos.

Hay que tener en cuenta que todo tipo de cambio pasa por 3 fases.

1 – impacto

2 – elaboración

3 – acción

El impacto se determina por la confusión mental, miedo, incertidumbre, bloqueo, sentimiento de culpa, pensamientos negativos del pasado, inseguridad, etc. En si, existe mucha emocionalidad.

Todo esto depende de la persona o de la empresa, hay impactos que pueden durar unas cuantas horas, quizás días, meses o tal vez años, Sobre todo en la fase del impacto de la elaboración es muy importante el reconocimiento, resaltar las fortalezas, experiencias y también posibilidades, ayudan en gran medida.

La otra fase importante es la elaboración. Se hace referencia a la fase de racionalización, esto ocurre cuando aparecen nuevos dogmas y nuevas conductas, incertidumbre y también aceptación de valores positivos.

También existe una autovaloración de todas las capacidades profesionales como ser humano y la transformación de una nueva identidad, hay que rescatar el poder como persona, ya que así es que puedes construir tu futuro y actuar con mayor seguridad.

Por ultimo llega, la que genera resultados “la acción” Esta motiva la sensación de recuperar el poder personal y está acompañada de acciones.

Las acciones deben aplicarse a partir de nuestras fortalezas y deben ir acompañadas de un grado muy mínimo de dificultad. Desde lo más positivo, para que de esta forma la persona adquiere más fuerza.

En tal sentido, para nosotros tener que afrontar cualquier cambio, lo primero que debemos hacer es conocernos y concentrarnos en lo que realmente depende de nosotros, tomar como herramientas nuestras fortalezas como base solida de nuestra acción.

Otra cosa que debemos saber, es, ¿Que es lo qué nos decimos a nosotros mismos interiormente? Si nuestro vocabularios es un 100% negativo obtendremos ese mismo resultado y si nuestro vocabulario es 100% positivo, esto abre más posibilidades, debido a que nuestras energías serán muy diferentes ante todo tipo de situación.

Recuerden que todo finalmente depende de nosotros, de nuestra actitud positiva o negativa frente a cada cosa que nos suceda en la vida.

Los cambios en nosotros mismos, los podemos ver de la siguiente manera, ilustrados por 3 ejemplos que presentaremos a continuación.

1 – Un problema

2 – Un aprendizaje

3 – un reto

Si nosotros escogemos la opción número 1, las oportunidades de lograr avanzar son muy pocas.
Mientras que con las otras dos, existe la posibilidad de aprender y eso genera sabiduría, entusiasmo y una actitud bastante positiva.

Ante la realidad que ya conocemos existe una pregunta.

¿Cómo afrontar un cambio en lo laboral junto a un problema? ¿como un verdadero reto o como un sabio aprendizaje?

Una vez que conocemos la respuesta correcta, es el momento indicado para concentrarnos en nuestras fortalezas.

¿En qué soy bueno yo?

Al reconocer nuestras fortalezas esta será la base fundamental de nuestras acciones. Todo ser humano en particular tiene talentos y grandes potencialidades, todo esto se hace necesario desarrollarlo para dar lo mejor de nosotros mismos ante cualquier cambio laboral.

Es a partir de aquí que debemos de ser más creativos, ampliar nuestra mirada, nuestras opciones y acercarnos a todas aquellas personas que nos pueden ayudar a lograr nuestros objetivos.

¿Qué acciones aun no has realizado?

Ya en la acción es donde debemos de priorizar para determinar cuál es el tiempo disponible con el que contamos. ¿Qué cosas me acercan a mi objetivo? ¿Para que voy a realizar esto? ¿Cuál es el fin?

Ya para finalizar debemos de actuar en la elaboración de un plan de acción que nos lleve a alcanzar todos nuestros objetivos, obviamente basados en todas nuestras fortalezas.

Si lo que hacías hasta el día de hoy no te ha funcionado, trata de examinar otras opciones, piensa y actúa confiando firmemente en ti mismo, en tus capacidades, en tus potencialidades.

No olvides que para actuar bien, debemos dejar atrás nuestros pensamientos negativos y sobretodo, el miedo; si esperas avanzar en la construcción de tus sueños tienes que reconocer el miedo, trata de mirarlo directamente a los ojos y superarlo definitivamente, con ello llegaran todas las oportunidades y el crecimiento a tu vida.

Si te gusto nuestro artículo compártelo en las redes sociales a tus amigos y amigas.

Gracias por visitar nuestra pagina de motivación personal, autoayuda, liderazgo, emprendimiento y negocios

(Palabras Para Tu Vida)

Comparte en redes socialesShare on Facebook
Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *