La desconfianza excesiva es dañina

Todo ser humano ha llegado a vivir momentos de desconfianza, la desconfianza es interpretada como la falta de confianza en alguien o en algo.

Pero ahora hagámonos algunas preguntas ¿En realidad que significa ser desconfiado? ¿Porque existen personas que desconfían de algo o de alguien siempre? ¿Podría llegar a ser feliz siendo desconfiado? ¿Qué papel juega la desconfianza?

A continuación daremos respuesta a todas estas preguntas.

Sin duda alguna todos en algún momento de la vida hemos desconfiado de alguien o de algo, en ocasiones con razón y lógica de las cosas y en otras porque hemos llegado a darnos cuenta del sin sentido de nuestra suspicacia.

La desconfianza surge del miedo

Desde luego que la desconfianza tiene su verdadero origen, que nace de nosotros mismos, si nosotros nos creemos indefensos ante alguien y débiles, efectivamente desconfiaremos en Gran medida, a diferencia que si nuestra personalidad es fuerte y segura.

Sin lugar a dudas es claro que la desconfianza generalmente surge del miedo, sobre todo del miedo a no saber defenderse, a verse como un niño indefenso ante aquello que se considera una amenaza real o tal vez inventada por la mentira de otra persona o incluso por la misma mente.

La principal razón por la que se atribuye la desconfianza, es por el mecanismo humano de protección excesivo que algunas personas poseen, lo que termina utilizándose como barrera contra todo lo que hay fuera de nosotros. Este mecanismo de defensa se activa por todo aquello que se considera externo a nosotros y que se convierte en una amenaza a nuestra integridad en todas sus manifestaciones.

Aunque en tal sentido, esto no es del todo negativo, porque la verdad es que no podemos ir por el mundo sin ningún tipo de defensa, debemos protegernos, colocando límites a los demás y no permitiendo que otros nos hieran.

Generalmente las personas que son extremadamente desconfiadas, siempre suelen ser personas muy temerosas, y viven bastante deprimidas, lo que hace que sea mas vulnerables, y esto las obligue a creer que se tienen que proteger continuamente  de todo.

Las personas desconfiadas acumulan mucha tensión, lo que hace que se empeore más su situación.

Al llegar a desconfiar tanto, de todas las personas que la rodean, éstas terminan por comportarse de la misma manera, y es allí cuando los desconfiados afirman su hipótesis, haciendo mucho más sólida su creencia acerca de la desconfianza.

Mecanismo de defensa automático

Muchas de las personas que suelen desconfiar de manera excesiva, generalmente  lo hacen de una forma automática, ejemplo, ven el rostro de la persona y supuestamente según ellos, ya saben si es confiable  o no. Tienden a llamar esto como intuición, pero efectivamente no lo es.

Lo que tienen en su ente este tipo de personas desconfiadas, son catálogos internos, o más bien categorizaciones mentales que realizan en función de sus experiencias,  es decir, que si ellos han llegado a  tener malas experiencias con mínimo dos pelirrojos por ejemplo, tienden a generalizar que todos las personas que tenga el pelo de ese color  o algunas características similares, son  la razón suficiente para desconfiar.

Por lo general las personas desconfiadas no son conscientes de ello y ni siquiera saben por qué actúan de tal forma, además afirman cosas como estas. “pero personas con estos rasgos no nos gustan porque son esto” Estas categorías internas para ellos tienen un sentido, ya que son la forma más eficaz de aprendizaje que les ayuda a entender y a relacionarse con su medio, pero de ninguna manera tiene nada que ver con la intuición y mucho menos con la verdad de las cosas.

Cuando se viven malas experiencias de vida, esto actúa como un catalizador para desencadenar en la persona una serie de pensamientos negativos hacia quienes los rodean, es por eso que la persona crea en su mente la desconfianza excesiva y  nunca no podrá compartir con total confianza con las personas que lo rodean.

Es así como de manera inconsciente se alimentan de lo negativo y sienten una gran tensión alrededor suyo, perdiendo la oportunidad de ser feliz.

Problemas para relacionarse con los demás.

Las personas con extrema desconfiadas suelen tener generalmente muchos problemas en sus relaciones sociales, ya que tienden a interpretar cualquier acto de alguien como un ataque, lo cual les hace generar ciertas heridas fácilmente, siendo de esta forma incapaces de olvidar la supuesta agresión mal interpretada.

Las personas con desconfianza absoluta, siempre están en total alerta de manera frecuente, frente a las amenazas, también tienden a comportarse de forma muy suspicaz y suelen  aparentar bastante frialdad emocional, mostrándose hostiles y desagradables. Es de allí donde nace la frase. (La hostilidad es la herramienta de los débiles)

Sin embargo afirmamos que las personas que son más confiadas, se sienten personas más seguras de sí mismas, y  no es porque que no sientan miedo de ser heridas, sino que ven el mundo de manera diferente, claro que es cierto que quedan un poco más desprotegidas con respecto a los demás, pero hay que reconocer también que las experiencias que viven, los ayudan a ser mucho más fuertes.

A veces las personas desconfiadas reciben consecuencias negativas por su mala actitud, como por ejemplo, cuando se desconfía de cierta persona, se asume una actitud desagradable, lo que conlleva a conectarse de la misma forma con la otra persona, es así como sus creencias mentales llenas de desconfianza, terminan siendo acertadas.

Buscar tú equilibrio emocional

Como decía en su época el filósofo Aristóteles. (La virtud se encuentra en el término medio) En tal sentido, llegar a ser demasiado desconfiado,  te ayudara a librar de algunos golpes, pero jamás por ninguna razón te permitirá ser plenamente feliz, ni tampoco te ayudara a conectar con los demás de forma positiva.

La invitación que te hacemos frente a este mal comportamiento, que le hace daño a tu vida, es a que te liberes totalmente de todos aquellos dolores del pasado que hirieron tu corazón y que en el presente te hacen ver el mundo con desconfianza, si bien cierto hay que ser precavidos, también es cierto que debemos serlo cuando realmente se considere con certeza de que hay algo por lo cual debemos desconfiar, de lo contrario no caigas en es grave error y procura ser feliz contigo mismo y con los demás.

Si te gusto nuestro artículo, compártelo con tus amigos y amigas en las redes sociales.

Gracias por visitar nuestra pagina de motivación personal, autoayuda, liderazgo, emprendimiento y negocios

(Palabras Para Tu Vida)

Comparte en redes socialesShare on Facebook
Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *